Como siempre una gozada cantar aquí, no sólo porque las Hermanas facilitan todo muchísimo,  sino porque la acústica de este templo es ideal y nuestros Villancicos con nuestra Camerata de Cuenca (OSCU) sonaron especialmente bien.